Por Laura Hernández

18/08/2017

Consejo de Padres dia: el origen

Desde que inicié mi carrera de maestra tuve un interés especial en tener una relación cercana con los papás de mis alumnos, porque mi sensación era que podíamos hacer equipo y que podíamos trabajar mejor por el bienestar de los niños. Cuando fundo el Centro Educativo Exea, y ya con más experiencia, surge con mayor interés el crear un vínculo cercano entre la familia y la escuela. En un primer momento, llevé a especialistas a que les dieran pláticas, conferencias y después talleres, en diferentes horarios y días que facilitaran la participación de los padres de familia; sin embargo, la respuesta no era la ideal, los grupos eran escasos y siempre eran los mismos quienes participaban.

Un día en una junta les pregunté directamente ¿qué es lo que ustedes quieren? ¿qué es lo que realmente necesitan? Y recuerdo que un papá me dijo que lo que necesitaban era tener círculos, pláticas como amigos, una charla como de café donde pudieran hablar de su quehacer como padres de familia, compartir sus retos y problemas a los que se enfrentaban en la crianza. En ese momento, escuchando sus voces y con la intención de hacerlos sentir parte de la comunidad educativa, acepté la “propuesta” pero les mencioné que lo haríamos con la metodología dia, que era como se trabajaba con sus hijos en el colegio.

Iniciamos nuestras sesiones dia con un grupo de 20 participantes, integrado por mamás y papás de preescolar y primaria, fue un grupo sólido, comprometido donde se estrecharon las relaciones y se crearon lazos de amistad que trascendieron el colegio. Todo ese grupo tuvo la fortuna de conocerse más a nivel personal.

Después de 4 ó 5 años de práctica y que podía darme cuenta del espacio de aprendizaje que habíamos logrado, lo quise compartir con La Vaca Independiente y los invité a que participaran en una sesión de Consejo de Padres dia, con la intención de que vivieran la experiencia de la metodología con padres de familia. A partir de ese momento Claudia Madrazo, la fundadora de la institución decide que esas sesiones se conviertan en un modelo que pueda ser utilizado en las diferentes escuelas; es ahí donde se integra el equipo de Leticia Puertas, Malú Santín y yo para dar estructura al programa.

La intención fue honrar la experiencia del EXEA, procurando siempre un espacio de libertad y respeto hacia el grupo. Fue entonces que elegimos imágenes que tenían contenido vinculado con la formación y crianza de los hijos y a partir de esa selección de obras de arte, desarrollamos 20 lecciones; cada lección con tres temas que le daban la posibilidad al facilitador de ver hacia dónde iba el interés del grupo y hacia dónde teníamos que generar mayor reflexión. Al concluir la sesión y como cierre de la actividad se les proporciona a los participantes un pequeño texto con una sección de “tips” acordes a cada tema y un espacio para las reflexiones finales, donde los papás registran sus compromisos personales.

Una vez concluida la propuesta, capacitamos a las promotoras del Centro de Desarrollo de la Comunidad (CDC) y ellas pilotearon el programa en 25 escuelas públicas a nivel primaria, con excelentes resultados.

El nombre del programa surge de una comunidad oaxaqueña donde el Consejo de ancianos era parte de la Junta de Gobierno, y la sabiduría y experiencia de esos ancianos estaba al servicio del bienestar de la comunidad. Fue así como decidimos nombrar al programa Consejo de padres dia, para crecer con tus hijos porque justo es un espacio donde los papás pueden reunirse a compartir su experiencia y sabiduría en beneficio de sus hijos y la comunidad educativa.

En el EXEA continuamos con las sesiones de Consejo de Padres dia fue un cambio sustancial con relación a la experiencia previa, se abrieron tres grupos con un promedio de 25 papás en cada grupo y con una asistencia constante. Esta respuesta e interés me hizo pensar que los papás no necesitan más teoría, sino compartirse entre ellos, escucharse, identificarse con las situaciones que están viviendo en este proceso de formar y crear una familia.

Hasta ahora ha sido un recorrido interesante y sobre todo con buenos resultados porque hemos visto cambios en los niños de los papás que participan en este programa. Y yo en lo personal creo que esta es la mejor forma de acercarse a los padres de familia y brindarles herramientas útiles que les ayuden a realizar con mayor consciencia y gozo la labor tan importante que es “el formar a estas nuevas generaciones”

Para formar a sus hijos en un mundo tan cambiante los padres requieren apoyo, requieren comprensión, requieren guía y que mejor que la escuela para abrir estos espacios.