Por La Vaca

07/06/2017

Conversar para crear en la cotidianidad

Por Gamaliel Chávez, Profesional de Enseña Por México

La interacción social cotidiana puede ser el momento más importante para acercarse a un alumno o persona, a través de una conversación con una intencionalidad clara podemos favorecer de manera recíproca el crecimiento personal. Para lograrlo, podemos establecer diálogos significativos incorporando un simple cómo o un porqué que nos permitirán formular preguntas directriz y así favorecer el proceso argumentativo de los individuos en su diario convivir.

 

Esta dinámica tiene por elemento base algo a lo que llamo: “conversaciones objetivo”. Por ejemplo, al observar alumnos en dinámicas de abuso, yo (como futuro interlocutor) más allá de referir a esta situación de forma directa o confrontar, puedo sugerir una “conversación objetivo” donde exista “algo” que motive al alumno a cambiar esa situación. Cabe señalar, que esta propuesta conversacional, requiere una planeación que demanda dedicación para atender estas situaciones de forma adecuada.

Por otro lado, es importante reconocer y entender la importancia de la reciprocidad de este proceso en las “conversaciones objetivo” que se llevan a cabo entre educadores y educandos, ya el alumno no es sólo alguien que necesita ayuda y el profesor no es sólo quien observa u aconseja como figura de autoridad, sino que se pretende que el docente pueda formalizar y estructurar su propio sistema de valores, así como conocer cosas nuevas de sí mismo o del mundo, a través de una herramienta para compartir conocimientos, opiniones y experiencias teniendo presente que el compartir también es crear.

¿En qué casos consideras pertinente establecer una “conversación objetivo”? ¿Cuáles serán los pasos para orientar una conversación? ¿Qué secuencia lógica puede llevar una “conversación objetivo”?

¿Qué te parece esta propuesta? ¿Qué tipo de conversaciones estableces con tus alumnos?