Por Cathy Maurer

07/06/2017

Desarrollar una actitud prosocial

La conducta prosocial se desarrolla principalmente, como todas las habilidades, durante la etapa de desarrollo socioemocional. En esta fase de la vida, es más fácil que los niños vivan y adopten valores como el diálogo, la tolerancia, la igualdad o la solidaridad. Si estas conductas son habituales dentro de su familia, es probable que el niño las adopte para el resto de su vida y, con ellas, desarrolle la actitud prosocial.

Sin embargo, pocas familias han decidido conscientemente inculcar estos valores a sus hijos ya que nuestra sociedad es más egocéntrica que social. Y entonces, surge la pregunta ¿cómo desarrollo la actitud prosocial en mis hijos?

Sin pretender tener la respuesta a esta pregunta, hay algunas capacidades que promueven el desarrollo de esta actitud. La más relevante es la empatía que se aprende a través del modelaje de los adultos cercanos… ¡vaya responsabilidad que tenemos! Y una manera de fomentar la empatía en nuestros hijos es mostrando una actitud de cooperación, no de competencia. Así, podemos fomentar en nuestros hijos la capacidad de compartir sus talentos, sus pertenencias, sus experiencias para beneficiar a los demás; también valorar los logros del grupo, por encima de los logros individuales. Estos son solamente algunos ejemplos para iniciar este proceso de desarrollo de la actitud prosocial de nuestros niños en una sociedad egocéntrica como la nuestra.