Por Maria Felix

22/07/2017

El diálogo en los espacios sociales

Un momento social que nos conecta con los demás es cuando vemos a nuestros seres queridos, familia o amigos. Me emociona tener este tipo de reuniones, sin embargo muchas de las veces queda en la superficialidad, en responder ¿Cómo estás? ¿En qué estás trabajando? o ¿Cómo está tu familia? Y estas preguntas se repiten de una persona a otra, lo cual no digo que esté mal o que no tenga sentido, sino que su sentido puede ser entrada a un momento más significativo.

Y aquí les quiero compartir un ejemplo que viví en una reunión de amigas. Unos días antes de tener la reunión que acordamos cada mes, una de mis amigas me dijo que les enseñara un poco de lo que hago en La Vaca Independiente. Al principio dudé, pero después pensé que sería un buen momento para cambiar el tipo de conversaciones, ya que la mayoría de las veces terminamos hablando de los bebés de dos de ellas que ya son mamás.

Fue así que comencé a planear la sesión. Elegí la imagen, los materiales para el cierre y prepare todo para recibirlas. Llegaron a la casa, platicamos y cenamos. Ya era bastante tarde, nos habíamos tomado mucho tiempo en estos momentos, pero ellas querían saber de la sesión que tenía planeada. Sabía que estaban algo cansadas, se sentía en el ambiente, así que inicié con un ejercicio para activar la energía y posteriormente pasamos a la sesión dia, con la imagen del “Lacandón – Lancaja”, la pegué en una silla y tuvimos la sesión en la sala.

El diálogo, al principio versó sobre la descripción de la imagen, pero conforme íbamos avanzando se fueron creando narraciones y conexiones con la propia vida y el entorno. Fue un momento muy significativo en donde pasamos de hablar de lo superficial, a lo interno y finalizamos con estrategias específicas y prácticas para comenzar a aplicar.

Es así, como podemos transformar momentos para generar conexiones más profundas, que nos vinculen humanamente.