Por La Vaca

30/05/2017

Historias que trascienden el espacio académico

 

Carmen Soledad, Profesional de Enseña por México

Soy maestra de 1º de primaria y en más de una ocasión he olvidado que mis estudiantes tienen seis y siete años.  Las historias que van tejiendo con su participación durante las sesiones dia, demuestran que tienen mucho que decir:

–Maestra, yo he dejado de amar a mi hermano cuando le pego.

– Yo le he fallado cuando lastimo a los demás.

– Yo voy a demostrarle a mi mamá que la amo haciendo mi tarea sin renegar.

Participaciones de este tipo, reflejo de un proceso de reflexión e introspección, comúnmente se presentan en el aula: los niños quieren contar su historia y quieren aprender a partir de lo que conocen. Y al hacerlo, ponen su experiencia al servicio de los demás. En esos momentos, mi salón se transforma en una cadena de conocimientos compartidos: cada uno de mis estudiantes es tanto maestro como alumno.