Por Maria Felix

07/06/2017

La actitud prosocial para la transformación colectiva

¿Sabemos que como sociedad todos necesitamos de todos para vivir?

Es un hecho que por naturaleza, requerimos de los demás. Sin embargo, en muchas ocasiones nuestra actitud y comportamiento parecen decir que no necesitamos de nadie. El estar centrado en la propia vida, las propias cosas y el espacio vital, hacen encerrarnos en un mundo muy pequeño, que finalmente nos está influyendo a todos.

En el aula es fácil observar estas situaciones, y de manera personal me tocó vivirlo en una telesecundaria. Al llegar a impartir clases, tenía la idea de hacer proyectos para mejorar a la escuela, sin embargo me encontré con comentarios como “Aquí no se puede hacer nada maestra” “Así somos y no va a poder cambiar nada”, comentarios que resonaron en mi interior y que venían tanto de profesores como de padres de familia y alumnos.

Fue así, que a través de espacios de diálogo colectivo, el uso de la pregunta y la reflexión personal, nos permitimos contactar con nuestros interior y sentir la necesidad de contribuir de manera personal al mejoramiento de la escuela y de la comunidad. Sabiendo que cada uno tiene un valor importante en la comunidad y que lo que haga uno, impacta en todos los miembros.