Por Cristina Díaz

16/03/2017

La mediación del pensamiento matemático

Hace unas semanas tuve la oportunidad de tener una gran experiencia con maestros de cuarto grado de distintas escuelas de la Ciudad de México. Me agrada establecer espacios seguros y confiables, pero sobre todo escuchar activamente y aprender de cada uno de ellos.

 

Esa llama a la que yo denomino el aprendizaje constante, me motiva a seguir compartiendo la metodología y el abanico de herramientas que en ella existen. En esta ocasión compartimos herramientas y estrategias para mediar el pensamiento matemático.

 

Y para sensibilizarnos fue crucial preguntarnos lo siguiente: ¿Cómo la humanidad ha utilizado el pensamiento matemático a través del tiempo? ¿En qué utilizamos el pensamiento matemático en nuestra vida diaria? ¿Cómo queremos favorecer el pensamiento matemático en nuestras aulas?

 

Con estas preguntas hicimos un recorrido por la máquina del tiempo para reconocer cómo las matemáticas son parte de nuestro día a día, cómo estas habilidades nos llevan a percibir de forma explícita que están hacia donde quiera que observemos.  

 

Posteriormente llegó el momento de realizar algunos ejercicios matemáticos, donde la mediación fue parte primordial, algunas de las acciones que realizamos fueron las siguientes:

  • Crear un espacio donde se respire confianza

  • Acompañar el proceso para que sean claras las instrucciones

  • Recuperar una voz de los integrantes que nombre las instrucciones

  • Compartir ejemplos

  • Visibilizar cómo el error es parte del aprendizaje

  • Recuperar los procesos que los participantes utilizan para resolver los ejercicios.

  • Reflexionar acerca de las habilidades que deben estar presentes en nuestro radar al trabajar la mediación del pensamiento matemático.

 

Durante el ejercicio noté que en los participantes se manifestaron diversas sensaciones como nervios, preocupación, interés, motivación, angustia. Sin embargo, cuando el enfoque del aprendizaje se sitúa en un espacio seguro y la ética gira en cómo ayudar al otro para que encuentre el empoderamiento en su aprendizaje, la mirada se posa  en los procesos y se busca la evolución de poder favorecer habilidades.

 

Sin duda, hay una energía que se torna en matices y momentos para colaborar bajo ángulos distintos y alcanzar distintas propuestas de solución que nos llevan a un mismo resultado. Algunas aportaciones de la sesión fue descubrir que la mediación es un ancla para cambiar las mentalidades sobre las matemáticas y verlas como parte esencial de nuestra vida, que no sólo se plantean problemas que se ejemplifican en la tiendita, sino que va más allá de cómo utilizar el pensamiento matemático y los conceptos en nuestra vida diaria.

 

Algunas de las habilidades puestas en acción fueron las siguientes:

  • Atención

  • Observación

  • Ubicación

  • Análisis de datos

  • Cálculo mental

  • Abstracción

  • Representación oral, escrita y gráfica

  • Comprobación

  • Explicación

 

El plus es que con los principios pedagógicos de la metodología dia podemos construir aprendizajes partiendo de distintos formas de participación dinámica: como el trabajo en plenaria, equipos, parejas y finalmente en forma individual, y por supuesto bajo la clara intención de mediar y construir colectivamente.


¿Cómo abordas el pensamiento matemático?¿Qué herramientas utilizas para acercar las matemáticas? Comparte con nosotros.