Por Gabriela Barbeytto

27/02/2017

Por encima o por debajo de la línea

Por encima de la línea es una herramienta que utilizamos muchas veces en los cursos de La Vaca Independiente como marco de referencia para enfocar nuestra atención en aspectos que están dentro de nuestra responsabilidad personal, al tiempo que se reflexiona sobre todo lo que está en nuestro control y lo que no. También con ella propiciamos que los participantes tengan una reflexión sensible respecto a la actitud y disposición que quieren tener en ese espacio de aprendizaje.

Sin embargo ¿Qué sucede cuando los participantes deciden colocarse por debajo de la línea? Hace unas semanas tuve la oportunidad de trabajar con un grupo de docentes que me hizo reflexionar sobre este aspecto. De pronto, me encontré frente a personas que no deseaban estar ahí, en ese espacio de construcción y aprendizaje colectivo. Esta experiencia ha sido el mejor ejemplo para poner en práctica la herramienta, pues analicé como mediadora, ¿dónde me coloco? ¿por debajo o por encima de la línea?

Definitivamente los aprendizajes que obtuve fueron muchos, desde

  • Comprender que cuando la disposición no está presente dejamos de tener una escucha atenta y nuestra percepción cambia, lo que finalmente transforma nuestra actitud.

  • De la necesidad de hacerme responsable únicamente de lo que me corresponde.

  • De la relevancia de oír más, ver más, sentir más para estar presentes con nosotros mismos y con el otro, pero sobre todo...

  • Que el gran reto del mediador es lograr la regulación del grupo para favorecer ese ambiente armónico y sensible que invite a conversar y estar.

De pronto mi pensamiento se fue hacia las aulas, pensé que si necesitamos formar alumnos que dialoguen, que argumenten, que reflexionen y sean propositivos, entonces debemos brindarles ese ejemplo constante. Tener siempre presente que el niño se forma con base en modelos y se afianza de ciertas figuras para reproducir patrones, entonces el mediador debe proporcionarle esa experiencia.Pensé en la relevancia de reflexionar sobre nuestro hacer en cualquier espacio y ámbito y de la necesidad de mantener una mediación consciente que trascienda a la comunidad educativa.

Concluyo compartiendo que gracias a esta experiencia también descubrí el tipo de conversaciones que se pueden generar cuando no escuchamos con todos nuestros sentidos y el efecto que tiene en mí y en los demás.